. . .

Andrés Ortiz Lara / NotiTrece

La planta de tratamiento de aguas residuales, construido a fines del 2016 en la colonia San Antonio Cahoacán, lleva varios meses abandonada, y por lo tanto está generando un grave foco de infección y contaminación en perjuicio de las familias vecinas de este lugar.

Lo que sería una construcción para solucionar el problema del drenaje y evitar que las aguas negras se vertieran al río Cahoacán, se ha convertido en un problema para decenas de familias que tienen que soportar todos los días y a cualquier hora los fétidos olores, además de la proliferación de zancudos por la falta de limpieza y mantenimiento por parte de los operadores de COAPATAP.

Una de las afectadas, Marbella de los Santos, expresó que aun cuando el Comité de Agua Potable y Alcantarillado de Tapachula, tiene conocimiento del problema que se suscita con la planta de tratamiento de aguas negras, no han hecho nada por solucionar el problema, sin importarles la salud de decenas de familias.

Mencionó que es paradójico que las autoridades sanitarias se estén preocupando por mantener la salud de la población a raíz de la pandemia del COVID-19, sin embargo, a diario se corre el riesgo de infecciones por la contaminación al medio ambiente que genera esta planta de tratamiento, que no recibe ningún tipo de mantenimiento y que desde hace mucho tiempo esté cerrada con candados.

Pidió a las autoridades encargadas en esta materia, que atiendan esta petición ciudadana, antes de que se agrave el problema de salud pública que se está generando por la fuerte contaminación, ya que las familias colindantes a esta planta, tienen la necesidad de preparar sus alimentos, y el aire lleva las partículas contaminantes hasta los comedores.

La construcción de la planta de tratamiento de aguas residuales, fue entregado a la comunidad, cuando fungía como presidente municipal Neftalí del Toro, y desde ese tiempo siempre se ha considerado como un “elefante blanco”, ya que su funcionamiento nunca ha sido eficaz.

Por ello, los vecinos pidieron el apoyo a las tres órdenes de gobierno, para evitar que esta planta se quede inoperante por completo, y con ello, todos los recursos que se invirtieron se vayan a la basura, además que, por la situación actual, no se está contribuyendo con proteger el medio ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *